mayo 15, 2010

Hace frío en la ciudad del calor, ya hubo vientos, lluvia y bajas temperaturas. Tengo la impresión de que en cualquier momento comenzará a nevar. Pero la nieve es presagio de buena suerte y eso es lo que menos tengo ahora. La naturaleza se ha sintonizado con estos mis días extraños en los que trato de huir, sin lograrlo.
Me siento en el limbo, incapaz de aferarmea algo, no logro sostenerme de nada, ni siquiera de mí misma. Mi fiel amiga la rutina tampoco me ha servido esta vez.

2 comentarios:

Bosquemocinal dijo...

Matemos la rutina!lo peor es cuando todos los días son iguales creo que u cataclismo sería lo único que marcaría la diferencia! Vuelve y re-inventemos cosas

Beto Cáceres dijo...

y solo puedo leerte